Los tormentos de Dante

Dos conversaciones recientes (una sobre la Divina Comedia en sí y otra sobre iconografía relacionada con el infierno) me han recordado a Dante y, como siempre que pienso en él, viene a mi mente uno de mis cuadros favoritos, pintado en 1465 por Domenico di Michelino y que decora una de las paredes de la monumental Catedral de la ciudad natal del escritor, Florencia.

dante

En el centro del cuadro, que me fascina desde la primera vez que lo vi en directo hace ya 14 años (suspiro), aparece Dante, con una copia de su obra en la mano. A la izquierda del espectador aparecen algunas de las miles de atormentadas almas que pueblan los cantos de la Comedia. Al fondo, las terrazas del Purgatorio y, a la derecha, despuntan la cúpula del Duomo y la torre del Palazzo Vecchio, ocultos tras una muralla que recuerda el exilio que sufrió el autor, condenado a abandonar la ciudad que tanto amaba y a la que ya nunca volvería.

inferno_dante_doreComo sería largo (y sobre todo, presuntuoso), analizar un monumento como la Divina Comedia, me voy a limitar a recordar la numerosa y poderosa colección de imágenes (ya casi iconos) que diversos autores (sobre todo Gustavo Doré), al abrigo de los escenarios descritos por Dante, han dejado para solaz de los amantes del arte y estupor de los niños, a los que cualquier escena del Infierno asustaría mucho más que hombres del saco y otros come-churumbeles. Esta de la izquierda es una de ellas, que muestra, creo recordar, la pena a la que se enfrentan los simoníacos (quienes compran o venden sacramentos o beneficios eclesiásticos), que son enterrados cabeza abajo mientras eternas llamas lamen las plantas de sus maltrechos pies.

La Comedia de Dante también me recuerda una entretenidísima novela que leí hace un tiempo, El club Dante, de Matthew Pearl, protagonizada por un grupo de eruditos (en el que se incluyen los escritores, reales, Oliver Wendell Holmes, Henry Wadsworth Longfellow y James Russell Lowell), miembros de la sociedad que da título al libro, que deben investigar una serie de horrendos crímenes cuyo autor imita los tormentos que Dante imaginó para los pecadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.