Periodistas e internet: condenados a entenderse

[Lo que sigue es más o menos lo que dije en la charla que me invitaron a dar en el WordPress Sevilla Meetup el pasado sábado, una historia de la que hablo en este post. Las fotos que ilustran esto no son sólo de esa charla, sino también de las diferentes intervenciones que hubo a lo largo de la jornada, que resumí en ‘Redes y cacharros’]

Chapas WordPressCuando periodistas o empresarios de la comunicación participan, en representación de sus medios, en sitios como el WordPress Sevilla Meetup, el Evento Blog o cualquier foro que reúna a gente de internet en general, suelen extenderse sobre ideas como que su medio apuesta mucho por la Red, porque es el futuro, que dedican a su división de internet abundantes recursos técnicos, económicos y humanos, que les importa mucho la interacción con los lectores y usuarios porque son parte del medio y cosas por el estilo.

Es posible que eso sea cierto en los medios grandes. No lo sé, nunca he trabajado en uno, sólo en periódicos pequeños. Y en los periódicos pequeños esto no es exactamente así.

La relación que mantienen con internet es complicada. Hay problemas de adaptación desde el punto de vista del medio como empresa y de los periodistas como individuos. Tampoco es idílica la atención que prestan a los contenidos ni a su calidad. Y la relación con sus lectores es, cuanto menos, disfuncional. 

Periodistas e internet: condenados a entenderse

Los medios e internet

Buena parte de los medios dieron el salto a internet sin un proyecto claro, sin saber qué querían más allá de estar en la Red y sumar visitas y lectores. Para ellos, lo importante sigue siendo el papel. La web es un mero reflejo o, como mucho, un complemento, pero siempre algo inferior a lo que no se le hace demasiado caso. Hay que estar, no importa cómo ni qué se haga.

La falta de un proyecto definido, de un objetivo, propicia que dentro de un mismo grupo de comunicación, que edite distintos periódicos, haya tantos modelos de integración como cabeceras. En estos casos suele haber un equipo de redactores en la sede central del grupo que se dedica a gestionar las webs y que en teoría debería tener el apoyo de sus compañeros del diario impreso, de todas las cabeceras, pero eso no suele ocurrir.

Medios, periodismo e InternetAsí, se pueden esbozar hasta cuatro patrones diferentes de supuesta integración: por un lado, los hay que destinan a un redactor de la plantilla en exclusiva a la web (como digo, con poco o nulo apoyo del resto de la redacción); por otro, los que no destinan personal pero sí aportan contenidos a la redacción central para que los incluya en la web y además gestionan las cuentas en redes sociales; otro caso más son los que actualizan las cuentas de Twitter y Facebook pero no aportan nada a su web, que dejan en manos de la redacción central; y, por último, los que no hacen ni una cosa ni otra, es decir, la marca de su diario en internet, su marca, es algo extraño que no les interesa en absoluto.

[En estos últimos casos de no-integración pueden, además, plantearse situaciones absurdas como la que propician algunos redactores de la edición impresa al pedir al equipo que gestiona las webs que no publique o que elimine cualquier tema por el simple hecho de que va a ir destacado en la portada impresa del día siguiente]

Los periodistas

El problema de base que impide la integración normal de los redactores de medios impresos en internet es la mentalidad con la que muchos (me temo que la mayoría ) enfocan el trabajo en la Red, porque entienden que colaborar con la web de su propio medio es trabajar dos veces o que, simplemente, no es su trabajo. No comprenden que la web es parte del periódico, que es la misma marca, sino que lo conciben como algo ajeno.

Sin embargo, hay algunos redactores que sí se implican y que envían contenidos al equipo que gestiona las webs o incluso deciden publicarlo ellos mismos. En este último caso se encuentran con otro problema: CMS o gestores de contenidos poco intuitivos, difíciles de usar para alguien acostumbrado a programas de edición visuales como QuarkXPress.

Un poco de ambientePor eso, creo que es necesario, por un lado, que se empleen en las redacciones herramientas de fácil manejo, pensadas y desarrolladas no para usuarios avanzados, sino para ‘personas normales’ o, más bien, redactores normales, que en muchos casos saben poco más de informática que los tres o cuatro botones que necesitan para trabajar. Una vez conseguido eso, es el turno de la formación, no sólo en el uso de las herramientas concretas, sino en internet como medio y en la mentalidad con la que trabajar y relacionarse en él.

Otro problema, relacionado con lo que decía de la mentalidad, es la arrogancia de muchos (demasiados) periodistas, que siguen aferrados a su papel tradicional de ‘emisor’ y que cuando entran en internet descubren que ya no tienen el monopolio de la información o de la opinión y que ahora sus lectores pueden contestarles en tiempo real, y no siempre para alabar lo que publican. Eso suele traducirse en cierto desprecio por todos aquellos que cuestionen su trabajo o que ejerzan la misma labor desde otros medios distintos a los institucionalizados (blogs, por ejemplo) y cierta soberbia en su actitud en plataformas como Twitter (donde le dicen a todo el mundo cómo deben usarlo), donde se comportan como si fuesen sus inventores o como si todas las herramientas on line hubiesen sido creadas por y para que las usen los periodistas.

Aplicaciones web con WordPressComo antes con los medios, también hay distintos modelos de integración de periodistas. Los hay que no están en absoluto integrados (piensan que la web es cosa de otros y que pueden guardar un tema del que se han enterado por la mañana -no un tema propio o exclusivo, sino cualquier cosa que le ha contado una fuente- hasta el día siguiente, así que no lo comparten con los que llevan la web) y los que tienen cuentas en Twitter y/o Facebook que usan de forma personal y puede que también profesional, pero no aportan nada a la web de su medio (en ocasiones hasta publican noticias en sus cuentas que no comparten con los compañeros que llevan la edición digital).

Y también están los que (por desgracia, los menos) colaboran activamente con la web de su medio, proporcionan contenidos (los metan ellos o no) y complementan los que ya hay, porque se han dado cuenta de que hacerlo aumenta el prestigio de su firma y su repercusión como profesional y/o porque es la única y la mejor forma de adelantarse a su competencia: darlo en la web en lugar de esperar al día siguiente.

Como es de imaginar, aquellos redactores que llevan blogs alojados en las webs de sus medios se comportan de manera similar a la descrita arriba. Hay algunos (pocos) que sí llevan verdaderos blogs. La mayoría se limita a copiar y pegar los artículos que publican en el papel.

Sobre WordPress.comLa calidad de los contenidos en internet

No se cuida. En absoluto. Se sigue teniendo esa percepción de que es un medio inferior y se encarga a becarios y redactores sin experiencia, lo que no tiene por qué ser malo siempre que trabajen con supervisión, con guía, con alguien que les enseñe. Eso no ocurre.

Imagino que buena parte de esa concepción como algo “inferior” viene derivada de su carácter gratuito, algo que muchos empresarios de la comunicación se están planteando cambiar, entre otras cosas para remediar las pérdidas de ventas que según ellos se pierden en quiosco por publicar los periódicos completos por internet (curiosamente esa decisión, la de publicar los periódicos completos, la tomaron los mismos que ahora se quejan por ello).

Creación de redes sociales con BuddyPressLo preocupante es que se plantea el pago por contenidos pero, en muchos casos, no qué es lo que se va a ofrecer a los usuarios por ese pago. A veces da la impresión de que algunos simplemente cobrarán mañana por el mismo producto que hoy ofrecen gratis, sin darse cuenta de que, si los contenidos no son interesantes y de calidad, nadie pagará por ellos. Pero si eso ocurre seguramente nadie se planteará ese argumento. Probablemente culparán directamente, como tantos otros, a los de internet, que no pagan por nada.

En ese proceso para crear contenidos interesantes y de calidad es esencial, como comentaré más adelante, saber qué quieren los usuarios, los lectores, y saber qué les gusta, para incorporarlo al medio y a su estructura informativa. También lo es, claro, crear contenido propio, al margen de lo que aportan el periódico impreso, las agencias o las notas de prensa.

Los usuarios

En no pocas ocasiones se concibe al usuario como un mero consumidor de información que sólo interesa porque proporciona visitas.

En los medios pequeños no hay comunidad ni se fomenta que exista una. Los lectores son una masa informe de la que nadie se preocupa para saber qué quieren ni qué les interesa, qué les gusta y qué no (si se escuchase lo que opinan, lo bueno y lo malo, quizás habría que plantear debates que a nadie le interesa mantener o cambiar cosas que a nadie le apetece demasiado cambiar).

WordPress en MecusNo se analizan las métricas para ver qué temas son los que mejor funcionan o a qué tipo de usuarios interesan (si se analizan, los resultados no se comparten con los redactores, que son los encargados de los contenidos, así que, en resumen, no sirven para nada).

[En ciertas ocasiones es posible que se detecte que un tema concreto funciona bien. La respuesta de los responsables del equipo es potenciarlo, hasta niveles irracionales a veces, pero sin destinar los recursos humanos necesarios para elaborar contenidos de calidad. Una vez más, se busca volumen, cuanto más mejor, pero no importa que sea o no bueno]

En este despropósito también hay sitio para las redes sociales. Si se plantean estrategias se limitan a cuestiones triviales como el tipo de titulares o la frecuencia de publicación de enlaces, pero no la interacción con los lectores.

wp05Y con todo esto se pierde una oportunidad única, porque ahora sí sabemos, en tiempo real, qué les gusta, qué les interesa y qué opinan. Pero no se les escucha y, desde luego, no se les hace caso.

Es necesaria una participación efectiva, real, no meramente cosmética.

No basta con pedir a los lectores que envíen fotos de Semana Santa o Feria. Eso no es participar, eso es usar a los lectores para conseguir contenido gratis.

Conclusión

A pesar de todo lo que he dicho, creo que el problema principal es que hay muchos medios y periodistas que siguen descolocados frente a internet y que no saben cómo reaccionar ante la influencia de ese medio ni cómo desenvolverse en él. Como ejemplo paradigmático, su reacción ante el 15-M. Primero lo ignoraron, después le hicieron caso y terminaron por manipularlo, en un sentido o en otro. Y algunos siguen haciéndolo.

El panorama puede parecer un poco catastrofista, pero esto, tarde o temprano, va a cambiar. Internet es el presente y el futuro de la información profesional, y medios y periodistas tendrán que adaptarse a ello, les guste o no.

Anuncios

5 comentarios sobre “Periodistas e internet: condenados a entenderse

  1. Me ha gustado mucho esta entrada.
    Y con respecto a tu conclusión, espero que así sea, que se adapten, porque la verdad es que muchas veces da pena ver y leer noticas en internet de algunos periódicos, incluso con un gran número de faltas de ortografía, imágenes que no corresponden al artículo del que hablan y lo que más rabia me da, la ausencia de enlaces a los sitios de los que hablan.

    Me gusta

  2. Muchas gracias, ValGarGon. Me alegro de que te haya gustado 😀

    Eso espero yo también, que se cuide un poquito más lo que se publica en internet, como se cuida lo que se imprime, aunque en ese campo la calidad también ha bajado bastante en los últimos tiempos (es triste pero es así).

    La clave para cambiar eso es contratar a más y mejores profesionales, y no parece que sea, al menos a corto plazo, una de las prioridades de las empresas periodísticas…

    Me gusta

  3. Para mí, que conocí tu blog “Redes y cacharros” a través de la web del Diario de Jerez, era desesperante entrar a dicha web y encontrarme un día tras otro las fotos (y los pies de las fotos) siempre cambiados de sitio.
    Aunque , a veces, quiero suponer que involuntariamente, hasta tenía gracia ver la foto de Zapatero en la noticia de Belén Esteban y la foto de ésta, en la noticia de Fernando Alonso 🙂
    Las razones técnicas, que las habrá, las desconozco pero me parecía un síntoma de dejadez o de poco interés en su propia presencia en la red ( en honor a la verdad hay que decir que han mejorado últimamente)

    Me gusta

  4. Tienes toda la razón, madmax. Hay razones técnicas (el cms no funciona, ni de lejos, todo lo bien que sería deseable) y, sobre todo, humanas (ni de broma tenemos personal suficiente para revisar lo que entra de la edición impresa, una carga que falla más que una escopeta de feria, como decía antes). Ambas tienen que ver con el desinterés general de la empresa hacia el producto que se publica en la web. Si no tienes medios técnicos ni humanos haces lo que puedes, no más. Y no es suficiente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s