La ‘comodidad’ y el trabajo de los demás

El otro día terminé un tutorial sobre Blogger que he estado publicando en Redes y Cacharros, y compartí en Twitter el enlace a la última entrega:

Poco después recibí esta respuesta de un tipo al que no conozco (empezó a seguirme en mi cuenta pública y, por cortesía, le devolví el seguimiento), con el que sólo he hablado directamente en alguna contada ocasión (para responderle a un texto que escribió criticando a los acampados porque iban cambiando de etiqueta en Twitter (los advenedizos que dicen hashtag como si Twitter no existiesen antes de que ellos llegasen merecen morir, al menos virtualmente) cada dos por tres (tuve que explicarle que es una táctica motivada por los cambios en el algoritmo de Twitter tras el efecto Justin Bieber -por supuesto, pese a ir de experto (otro), nada sabía, ni sabe, ni de Justin Bieber, ni de su efecto, ni de algoritmos. Ignorance is bliss-) y al que dejé de seguir cuando la noche del 22-M soltó una estupidez del calibre: “Pido solemnemente a todos los que me sigan y que hayan votado a Sandokán -Rafael Gómez, un tipo de Córdoba; es una larga historia- que dejen de hacerlo”. Yo ni siquiera voto en Córdoba, pero tonterías las justas.

Decía que me respondió:

Como no quería lanzarme a la piscina y acusarle de pretender aprovecharse de mi trabajo sin tenerlo claro (lo de “programar” Blogger es para desfollowearlo -si no lo hubiera hecho ya, claro-), le pregunté:

Y sí, era lo que me temía:

Y entonces se inició algo parecido a una conversación que casi ni merece que la ponga aquí, pero bueno, también me sirve para desahogarme…

(Aunque, obviamente, no me hace ninguna ilusión que un tipo copie y pegue el resultado de mi esfuerzo y lo utilice como propio; imagino que los tutoriales que estoy haciendo se prestan a inspirar a según que individuos, pero que encima te lo digan en tu cara es de tener muy poca vergüenza)

¡Bravo! Su última frase (porque a eso ya ni respondí) es demoledora. Estuve a punto de volver a seguirle sólo para darme el gustazo de dejar de hacerlo, y dando un portazo, pero al final me quedé con las ganas. Probablemente no lo hubiera entendido (tampoco). Por cierto, que un curso de este tipo tiene que ser para verlo. Seguro que, además, está la mar de bien pagado. Asco de vida…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s