Un regalo inesperado

Es inesperado porque yo siempre he considerado que este blog nació algo después (concretamente cuando me decidí por fin a meterle mano), aunque en realidad lo hizo mucho antes, hace tres años, con este texto firmado por mi compañero (aquí y en todo lo demás), cuya aportación desde entonces ha sido más silenciosa.

Por eso me ha sorprendido (y alegrado, porque estos días son un poco oscuros) la felicitación de Drea y la recomendación a sus lectores (muchos más que los nuestros) de este humilde sitio, como ya hizo hace un par de meses cuando le tocó soplar las velas a San Eustaquio. Como ya dije entonces, y ya le he dicho a ella, es la mejor. Gracias otra vez.

2 comentarios sobre “Un regalo inesperado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .