Una breve lección de economía

O por qué Jean-Claude Trichet es un mierda

El tipo de la foto es el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet (en el hipotético e improbable caso de que tuviera amigos le llamarían JC, pero como aquí no queremos, ni de lejos, ser amigos suyos, vamos a limitarnos a llamarle Trichet). Este individuo es el que decide, junto a sus compis, cuánto vale el dinero que los bancos nos prestan a los ciudadanos, y ese valor influye decisivamente en el Euríbor, que es, como sabe todo el mundo que tiene hipoteca, la base para calcular cuántos intereses tenemos que pagar al banco que tan generosamente nos ha dejado dinero para poder comprarnos un piso (casa, en mi caso).

El caso es que este tipo durante muchos meses (años, en realidad) se ha negado a bajar los tipos de interés, con el argumento de que si rebajaba el precio del dinero la gente se lanzaría como loca a una desenfrenada espiral consumista que desembocaría en un alza de precios y en un aumento disparatado de la tan temida inflación.

A lo largo de gran parte de este año ha hecho caso omiso de las voces de expertos que le advertían que si no bajaba los tipos el creciente endeudamiento de los ciudadanos llevaría a una caída en picado del consumo que amenazaría la estabilidad económica. Él siempre respondía, mirándolos a todos por encima del hombro (a pesar de su baja estatura), con esa superioridad moral que se arrogan todos los franceses por el mero hecho de haber nacido en Francia, que sabía lo que se hacía y que los tipos no bajarían.

Pero llegó octubre, la crisis ya era crisis, con todas sus letras (y no eufemismos como desaceleración), y cuando el fantasma de la recesión llamó a su puerta (también lo hicieron los jefes del resto de bancos centrales del mundo, pero a esos nunca les había hecho caso y no había motivo para comenzar a hacerlo) Jean-Claude claudicó y bajó los tipos. Los hipotecados de todo el mundo respiraron, aliviados, pero el Euríbor (otro que tal baila) no se dio por aludido. Trichet esperó y esperó, pero el Euríbor no respondía, así que, un mes después, volvió a bajarlos.

Para entonces a Jean-Claude ya no le importaba la inflación. Los precios comenzaban a bajar (dicen algunos que por el considerable descenso del precio del petróleo, aunque aquellos cuyas nóminas suben en enero en función de la subida de los precios sabemos que no es más que una maniobra para que las empresas se ahorren unos eurillos), pero no por sus hábiles maniobras, sino simplemente porque la gente, ahogada por el paro y las hipotecas, gastaba mucho menos.

Tal vez inspirado por los logros diplomáticos de su compatriota Sarkozy (que lo mismo consigue la liberación de un secuestrado en cualquier remoto país que una silla para que Zapatero dejase de lloriquear y pudiese ir a una cumbre que, como se temia, no sirvió para nada), Trichet pensó que, si logró vencer a la inflación, podría también llevar de nuevo a los ciudadanos en masa a las tiendas. Y así, un mes después de la última bajada de tipos de interés, pensó en bajarlos aún más, pero no sólo un poquito, sino una bajada histórica que haría que el mundo entero admirase su audacia. Hoy mismo el BCE ha anunciado esa rebaja, que finalmente ha sido del 0,75% (la mayor desde el nacimiento del euro) y ha dejado los tipos en el 2,5%. En dos meses el precio del dinero ha bajado casi un dos por ciento, sin duda una buena noticia, aunque lo que Jean-Claude no ha tenido en cuenta es que esa rebaja sólo afecta a quienes revisen el interés de sus créditos e hipotecas a partir de ahora. En nuestro caso, esa revisión se produce en septiembre, y este año ha tenido lugar justo antes de que nuestro no-amigo gabacho iniciase su desenfrenada carrera de saldos, por lo que durante todo un año vamos a tener que pagar mucho más de lo que deberíamos, gracias a que este individuo no hizo caso a quienes le pedían que bajase los tipos de interés y sólo lo hizo cuando le salió de sus gabachas narices. Y por eso es un mierda.

Anuncios

9 comentarios sobre “Una breve lección de economía

  1. Es que esta crisis es un poco peculiar. Dicen que es tan seria como la del 29, pero los grandes almacenes están hasta la bola. Y en tan infausta ocasión los ejecutivos saltaban de las ventanas y vendían sus coches de lujo en la calle porque se habían quedado tan pelados como sus empleados. Pero ahora siguen en sus puestos como si nada. Ánimo, que un año pasa pronto.

    Me gusta

  2. Trichet es un mierda.Pero peor es que los bancos den dinero a quienes ya lo tienen.Y aún peor es que el gobierno le de dinero a los bancos (en lugar de exigirles más remuneración por las nóminas de sus ciudadanos).La solidaridad siempre ha sido cosa de pobres :-(. Menos mal que quererte es gratis. Un abrazo!

    Me gusta

  3. Los grandes almacenes, los restaurantes, las carreteras de gente que se ha ido de puente… Todo esta lleno y todos gastan y gastan, por mucho que se nos advierte día tras día de la gravedad de la crisis. Y tienes razón, Alcancero, los ejecutivos parece que esta vez no sufren, tal vez porque aprendieron de sus antepasados que no se debe jugar con el dinero propio.

    Me gusta

  4. Lo de los bancos es de locos, Rafa. Da la impresión de que a los gobiernos no les importa que sus ciudadanos se queden sin trabajo, o sin hogar, sino sólo que los bancos no quiebren, y eso es una verdadera vergüenza.PD: Ya sé que salgo barata, jeje. Tampoco quererte a ti me cuesta nada. Un beso, niño.

    Me gusta

  5. ¿Te pica la hipoteca? Pues te jodes, no haber comprado a esos precios, cuando todo el mundo decía que el euríbor subiría. Y Trichet ha bajado por la presión de los demás, pero lo que tendría que haber hecho era mantener los tipos (aparte de mantener el tipo frente a ignorantes económicos como tú).

    Me gusta

  6. el anonimo ese no tiene NPIhas podido comprar hace 5 años aun precio de mercado “normal” o diferente del de 2008. si cada año te revisan la hipoteca segun el euribor anual tb, que coño importa cuando hayas comprado? q mas da si compraste hace 5 o 10 años?cada año te ha subido la hipoteca y llega un momento que no puedes hacer frente a los pagos.y sí, eso evidentemente puede llegar a picar, pero de rabia, xq has trabajao como un cabron todo el mes y al dia 30 no te llega un centimo pa pagar nada.lo q no tendria q estar permitido es la revision anual, q se revisara mes a mes y q no se penalizara la cuota fija, como se penaliza ahora.“Pues te jodes, no haber comprado a esos precios, cuando todo el mundo decía que el euríbor subiría.” joder cuando listo hay por ahi suelto. A mi me decian que no podia subir mas el euribor cuando estaba al 4, y a este listillo (a torete pasado se entiende) ya le decian q el euribor iba a subir… joder cuanto listo hay por ahi….

    Me gusta

  7. Gracias por el apoyo, Jorgogi, y por el nuevo punto de vista que aportas. Lo importante no es cuándo te hayas comprado tu casa ni, en última instancia, cuánto hayas pagado por ella, sino que mes a mes el Euríbor se dispara (o así ha sido hasta hace unos meses) y hasta un año después no te lo revisan, con lo que te comes todas las subidas (y bajadas, pero curiosamente pesan más las subidas en la cuenta) de los últimos doce meses. Y llega un momento en que no se puede, porque no sólo no suben los sueldos, sino que encima tienes que dar gracias porque no te hayan despedido (todavía; crucemos los dedos).Un saludo y gracias por la visita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.