Abejas muertas

Hace varios días que no aparezco por aquí. No tengo ganas de escribir, y lo que es peor, nada que contar. Llevo diez días seguidos (con gripazo incluido) atrapada en un trabajo que es cada día más gris, deprimente y absurdo, pero la avalancha de peticiones (concretamente tres) para que escriba algo me han obligado a hacerlo.

Hoy me he despertado a las 5.30 de la mañana (sí, entraba a las siete) y el fastuoso gestor de contenidos con el que batallo a diario desde hace un año ha decidido, a eso de las nueve (después de llevar renqueando dos horas), dejar de funcionar por completo, así que digamos que no ha sido una mañana precisamente entretenida.

Para intentar arreglar el día (llega un momento en que ni la perspectiva de descansar hasta el lunes proporciona el más mínimo consuelo), me he puesto esta tarde el tercer capítulo de la octava temporada de CSI, titulado Go to hell.

Pero, como no era mi día de suerte, me ha tocado un episodio de lo más sombrío, que arranca con un predicador (Harold Perrineau, el padre de ¡Waaaaaaalt!) alertando a una congregación de muertos vivientes (no, no eran zombis, pero estaban muy cerca de serlo) sobre la inminencia del fin del mundo, porque, dice, ya estamos viviendo en el infierno.

El paso de los minutos no ilumina para nada el tono de la historia, que incluye una conversación entre Grissom y Sara en la que él habla de estudiar las abejas para averiguar por qué están muriendo tantas por todo el mundo, a lo que ella contesta que ha leído que la especie humana desaparecerá cuatro años después de que lo haga la última abeja. Grissom le dice que “el mundo terminará… algún día”.

El episodio se abre y se cierra con la muerte de una abeja, así que quizás el infierno ha empezado ya a instalarse entre nosotros.

P. D.: Como llevo un tiempo ausente, no he podido despedir como se merece a una amiga y compañera que nos ha dejado hace unos días. No, gracias a Dios no ha muerto, aunque sí que ha pasado a una vida mejor. Espero de todo corazón que le vaya lo bien que merece.

P. D. (II): Y también felicito a otro amigo y compañero (que aún no tiene blog al que lo pueda enlazar, aunque supongo que todo se andará), que este jueves cumple 32 añazos. Felicidades.

P. D. (III): Me voy a pegar esta noche un atracón de Cómo conocí a vuestra madre, a ver si se me levanta un poco el ánimo, porque este texto me ha quedado de lo más siniestro…

Anuncios

Un comentario sobre “Abejas muertas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s